Vecinos de San Juan Alotenango, Guatemala, una aldea cercana al volcán de Fuego, han comenzado a enterrar a sus familiares fallecidos por la erupción del domingo

El volcán de Fuego de Guatemala aumentó ayer su actividad con explosiones que elevaron columnas de ceniza a 5000 metros de altura, advirtieron las autoridades del país. Se decretaron tres días de duelo por la devastación causada por la erupción, que ha provocado el fallecimiento de al menos 70 personas, más de 40 heridos y la evacuación de miles de residentes.
Los escombros y las toneladas de ceniza convirtieron las colinas verdes del municipio de Escuintla, cerca del volcán, en un paisaje grisáceo, seco y polvoriento. Lilián Hernández, una vecina de la zona, dice que ya no quiere vivir porque la erupción desapareció a 36 de sus familiares: “Mi abuela dijo que era la voluntad de Dios, que ella no salía huyendo. Ella ya no podía caminar”.

Deja un comentario

Top