Una palabra es noticia: Por qué ahora hablamos de Ciudad de México (no de la ciudad de México)

Por Paulina Chavira
El 29 de enero de 2016 se promulgó la nueva Constitución de la capital mexicana, en la que se estipula que el nombre de la entidad dejaba de ser Distrito Federal para ser Ciudad de México. Con ello, acababa la duda persistente de si ciudad debía escribirse o no con inicial mayúscula, pues era una forma que los habitantes de esta metrópoli usábamos con frecuencia.
Una vez que “ciudad”, el sustantivo genérico, se convirtió en parte del nombre, ya sabemos que se escribe con inicial mayúscula y que el artículo no es necesario, según lo señala la Ortografía de la lengua española, editada por la Asociación de Academias de la Lengua Española. Por eso ahora hablamos de que tanto Ciudad de México (no *la Ciudad de México) como Ciudad del Cabo tienen problemas de escasez de agua; que cientos de venezolanos emigran de Ciudad Bolívar hacia Brasil, o que en Ciudad Juárez se reparten Juangas, y no estrellas Michelin.
Claro que es un cambio reciente y esta norma no es ampliamente conocida: la costumbre de llamar a esta “la ciudad de México” aún es muy fuerte. Pero el nuevo nombre ya cumplirá tres años y siempre es buen momento para adaptarnos a los cambios.

Deja un comentario

Top