¿Te está costando arrancar la semana? A mí también.

Jennifer Senior dice que “Llámalo fatiga pandémica, llámalo cansancio de verano, llámalo como quieras”.

ADVERTISEMENT

Es comprensible: ¡pareciera que adonde quiera que miramos hay malas noticias! En parte la culpa es de la incertidumbre generalizada que acarrea la pandemia. En la industria de los restaurantes, la figura del chef omnipotente ahora parece irrelevante. En Kenia 18 millones de estudiantes tendrán que repetir año. En México, donde el coronavirus ya causó más de 50.000 fallecimientos, la situación se agrava debido a la desconfianza en el sistema de salud y la desinformación sobre la COVID-19.
La familia de una víctima de la COVID-19 alrededor de su tumba en el panteón de Tonanitla, México.Daniel Berehulak para The New York Times
Más allá del virus, toda América enfrenta desafíos. Hay bloqueos en Bolivia y polarización en la prensa ecuatoriana. En la frontera de México con Estados Unidos aumentan los migrantes que intentan cruzar. Y en Venezuela, donde el 96 por ciento de la población vive en la pobreza, sobreviven algunos nostálgicos de Hugo Chávez.

Deja un comentario

Top