Sin madres buscadoras, agenda de migrantes desaparecidos no se movería: Vicerrector

En la IBERO imparten la conferencia ‘Personas migrantes desaparecidas en México: testimonio desde la experiencia de las madres buscadoras’

 

De no existir los colectivos de madres buscadoras, simplemente no se estaría moviendo la agenda pública sobre las y los migrantes en tránsito desaparecidos en México, dijo el Dr. Alejandro Anaya Muñoz, vicerrector académico de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, durante la conferencia Personas migrantes desaparecidas en México: testimonio desde la experiencia de las madres buscadoras.

En esta ponencia -organizada por el Departamento de Estudios Internacionales, la Licenciatura en Relaciones Internacionales y la Maestría en Estudios sobre Migración, de la IBERO-, Anaya reconoció que la labor de los colectivos de madres que buscan a sus hijos es la punta de lanza en la reacción social ante esta tragedia, y si no fuera porque las madres están obligando e interpelando a la sociedad en general a voltear a ver dicho tema, “no habría actor político que se interesara en esta situación”.

A nombre de la IBERO, el Vicerrector externó a las madres la disposición de la Universidad de acompañarles, de involucrarse desde su visión académica, como docentes y estudiantes, esperando poder hacer una contribución.

El Dr. Anaya agregó que la desaparición de personas en México, en la que los y las migrantes son parte de las víctimas, tiene que interpelar de manera particular a las y los internacionalistas de México, quienes hoy deben pensar en la manera de enfrentar este problema. Y ojalá que este tipo de conferencias, en las que el estudiantado de la IBERO tiene la oportunidad de sostener un diálogo directo con las protagonistas de la lucha alrededor de esta tragedia, sea una ocasión para empaparse más del tema.

También deseó que esta ponencia sea una contribución de la Universidad que sirva para que, como sociedad y como internacionalistas, “nos sigamos indignando, y que sigamos diciendo esto no puede ser, no puede seguir así, y tenemos que hacer algo para cambiarlo, para influir, para tener incidencia”.

La Dra. Valeria Valle, directora del Departamento de Estudios Internacionales, consideró que no puede haber personas más vulnerables que aquellas que se desconoce dónde están, y “el no saber dónde están, es un verdadero drama de la humanidad”.

A las madres buscadoras, familiares y amistades de personas migrantes desaparecidas, les aseguró que no están ni solas, ni solos; están acompañados. Así que les pidió sentir que en la IBERO tienen un abrazo, tienen una contención, “caminamos juntos y juntas con ustedes, los agarramos de la mano”.

Y aunque “nunca vamos a poder sentir al 100% la magnitud de su dolor, porque no lo vivimos en carne propia… sí somos empáticos y empáticas, y estamos con ustedes juntos y juntas. Así que siempre sientan que acá regresan para que su voz resuene más fuerte, y que siempre vamos a acompañarlos para la búsqueda de la verdad y de la justicia”.

La Mtra. Andrea Margarita Núñez Chaim, coordinadora del Programa de Asuntos Migratorios, abundó que la labor de la IBERO, como institución jesuita, es acercar la realidad a la Universidad, y poner todos los recursos institucionales que tiene al servicio de luchas como las de las madres que buscan a sus hijos e hijas desaparecidas en México.

A las madres buscadoras que participaron en la conferencia, Ana Enamorado, Marina Castillo y Evelyng Gómez, les agradeció el incansable esfuerzo que hacen todos los días, desde hace décadas, por transformar este país; porque su lucha por sus hijos lo es también por las hijas e hijos desaparecidos de muchas familias más y porque esta sociedad se transforme hasta no volver a repetir estas injusticias.

Ellas, las madres, hacen toda esa labor desde un dolor muy profundo, pero que da mucha esperanza. “Ese dolor permite construir caminos y permite construir otras alternativas de realidades posibles, en donde nunca más se repitan estas cosas”. Ellas también “están haciendo la labor que el Estado nunca ha hecho, pero (que) también como sociedad no hemos estado a la altura de estar con ellas y con ellos, porque no es posible que haya ya casi 100 mil desapariciones en este país y el problema siga”.

Finalmente, Núñez trajo a colación que el pasado domingo 1 de mayo, en la frontera de Guatemala con Tapachula, comenzó la 16° Caravana de madres de migrantes desaparecidos, lo que habla de que las madres llevan viniendo a México 16 años, “a levantar la voz, a buscar a sus hijas e hijos y, lamentablemente, muchas no los han encontrado”.

Ana Enamorado, integrante de la Red Regional de Familias, hondureña y madre de Óscar Antonio López; Marina Castillo, madre hondureña y familiar de Jordin Ariel Castillo; y Evelyng Gómez, madre nicaragüense que actualmente vive en España y busca a su hijo Milton Javier; son las madres buscadoras que dieron el testimonio de sus experiencias en la conferencia, coordinada por el Dr. Javier urbano Reyes, docente del Departamento de Estudios Internacionales.

Deja un comentario

Top