La Iglesia católica, en el frente de batalla en Nicaragua.

 Los clérigos han participado como mediadores y también han sido parte en el conflicto cada vez más radical entre la oposición política y el gobierno autoritario de Daniel Ortega, cuya represión ha cobrado la vida de alrededor de 300 personas. “Mis redes sociales me han vuelto un enemigo terrible del gobierno”, dice Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua, quien se ha convertido en una voz de denuncia ante los abusos del gobierno.

Deja un comentario

Top