De: Canicas

La urgencia que se niega a aceptar como consecuencia de la propagación masiva del Covid, el ciudadano presidente la traslada el rubro presupuestario.
Y lo hace al lanzar el anzuelo para que el Legislativo le autorice a ajustar de manera unilateral el presupuesto, con lo que la discrecionalidad del gasto público que tanto criticó desde la oposición adquiriría un manto legal.
Ello por supuesto a pesar de que se trate de una acción moralmente cuestionable en los campos político y económico.
Solo falta que el ciudadano presidente busque ajustar el marco normativo del Banco de México para subordinarlo a sus directrices y dar por superada su autonomía.
No cabe duda que en medio de la tormenta perfecta, el ciudadano presidente busca avanzar en la conformación de la dictadura perfecta.
Obviamente el escenario que la conviene tamizado de democracia, enarbolando la bandera de la 4T.
El ciudadano presidente va por todas las canicas.
Covid
La propagación de Covid-19 en el país avanza sin que el ciudadano presidente se decida a tomar medidas antipopulares como la limitación del tránsito o la emisión del toque de queda, que si bien pueden considerarse violatarios de las garantias individuales, pueden contribuir a controlar a quienes se niegan a acatar las medidas más elementales de la jornada nacional de sana distancia.
Pero para ello se requiere una coordinación entre los tres niveles de gobierno que, hasta el momento, no ha sido impulsada por el ciudadano presidente.

Deja un comentario

Top