De: Bartola Por Alejandro Villegas

El ciudadano presidente emula al célebre Chava Flores, al lanzar una nueva versión de aquella canción en la que se pide a “Bartola”, hacer milagros, dirigida al INE.
Resulta obvio que, como consecuencia del recorte de recursos, al Instituto Nacional Electoral, derivado de la aprobación del Presupuesto de Egresos, se afecten algunos programas y acciones que debe realizar ese organismo.
No sólo está en riesgo la adecuada realización de la Consulta de Revocación de Mandato o las seis elecciones de gobernador que tendrán lugar el próximo año, sino otras de las acciones cotidiana del INE.
Pero eso, parece importarle muy poco al ciudadano presidente, al aconsejar con una ligereza asombrosa, como si se tratara de una fórmula mágica, con la que puede resolverse la situación, el recorte de los sueldos de los consejeros y el uso de recursos que se tienen en fideicomisos, para contar con más recursos.
Sin embargo, el ciudadano presidente omite presentar en concreto la suma de recursos que se obtendrían si los consejeros electorales siguieran a pie juntillas sus recomendaciones, simple y sencillamente porque no es posible reunir los recursos que se necesitan, con esas sugerencias.
De ahí que sea más que sano que los consejeros electorales con el ciudadano Lorenzo Córdova a la cabeza, decidan acudir al máximo tribunal del país, para que zanje la diferencia, y que desde ahora establezcan con claridad que el recorte a los recursos solicitados, pone en predicamentos su operación y primordialmente la realización de la consulta de revocación de mandato.
No se puede confundir al INE, con la célebre “Bartola”, y exigirle lo imposible.
Los consejeros electorales están lejos de ser el pueblo bueno. La democracia tiene un costo y no puede ceñirse a la pobreza franciscana que el ciudadano presidente exige a todos, pero que no aplica en sus programas sociales y proyectos prioritarios.
Vacunación
La continuación de jornadas de vacunación contra COVID-19 tanto en la CDMX, como en los estados pone de manifiesto que la cobertura nacional, no ha concluido y por tanto no se puede levantar bandera blanca alguna.
Quien observe un triunfo en una tarea inconclusa, que permanece más allá de la fecha limite, evidentemente aprecia una realidad diferente a la que prevalece en el horizonte.

Deja un comentario

Top