Dados

 Alejandro Villamil

El ciudadano presidente no resistió la tentación de llamar a que se consolide la democracia en Puebla, al tiempo que marcó distancia de quienes se sienten amarrados a una candidatura.

De visita en Puebla, previo a la presentación de su informe por los cien primeros días de su gestión, puso de relieve el cambio alcanzado en materia normativa para sancionar la corrupción y el fraude electoral.

Anticipó que quien viole la ley durante el proceso electoral tendrá que enfrentar el peso de la justicia, y en paralelo de manera tajante estableció distancia de todo aquel que use su nombre para asegurar que cuenta con su respaldo.

Y prometió que regresará a Puebla una vez que concluya el proceso electoral, no sin llamar a los asistentes al evento que tuvo lugar en el Centro Expositor de la capital poblana a que se consolide la democracia en la tierra de los hermanos Serdán, y enlistó de manera amplia los programas sociales con lo que se beneficiará a los poblanos y el cariño que le liga a la entidad, en la que trabajó y estudió su esposa Beatriz.

En suma, el ciudadano presidente se metió de lleno, a la contienda electoral, aludiendo, aunque sin ser directo al resultado que espera arrojen las urnas en la jornada del próximo dos de junio, y dejando en entredicho la casi segura candidatura que el más visible de los precandidatos de Morena, siente en sus manos, desde el inicio del proceso interno.

Bajo esa perspectiva, desde ahora se puede anticipar el sesgo que tendrán los programas sociales y las acciones del Gobierno de México, en el proceso poblano cuyas campañas iniciarán formalmente con el último día de marzo.

Hasta donde se aprecia, López Obrador ya mostró de que lado están cargados los dados.

 

Deja un comentario

Top